BRONZE BABPEAPAZ

A 195 AÑOS DE LA ÚLTIMA CARGA LIBERTARIA

A 195 AÑOS DE LA ÚLTIMA CARGA LIBERTARIA

El 9 de diciembre de 1824 se produce la batalla de Ayacucho. El combate se libró en una planicie conocida como Pampa de Ayacucho -rincón de los muertos en idioma quechua-, en territorio peruano. La coalición independentista, con unos 6.000 hombres de unidades de la Gran Colombia, el Perú y la Argentina, estaba al mando del venezolano Mariscal Antonio José de Sucre ““De los esfuerzos de este día depende la suerte de la América del Sud”.. Se aproximaban las 10  de la mañana y las acciones comenzaban. El ejército realista, integrado por unos 10.000 hombres, era conducido por el virrey del Perú, Teniente General José de la Serna, y con oficiales de vasta experiencia como el teniente general José Canterac  Las fuerzas argentinas, que incluían a los 80 Granaderos a Caballo al mando del Cnel. Alejo Bruix(francés), y  con Félix Bogado como su segundo formaron en el centro del dispositivo aliado, dirigidas por el General William Miller( ingles)  como parte de la División  comandada por  el Genera Córdoba,  Sucre había organizado una posición que permitía ser atacada solamente por el frente, al estar sus dos flancos apoyados en barrancos casi inaccesibles, y entre sus oficiales y jefe contaba con numeroso oficiales argentinos, todos muy destacados en la guerra de la independencia, tales como  José de Olavarría, Juan Isidro Quesada, José María Plaza,  Eustaquio Frías, Juan F. Pedernera, Francisco Aldao,  Román A. Deheza, Juan Pringles y Cecilio Lucero. Al frente de los Húsares de Junín estaba el coronel Manuel Isidoro Suárez.

 Córdoba da las órdenes finales:

Atención: La artillería enemiga ha quedado anulada...Ahora estamos a mano...Hay que ordenar las cargas: Primero cargaré yo sobre sobre el centro de la fuerza enemiga. Luego Laureano Silva con sus lanceros colombianos. En su apoyo, Lara con sus escuadrones...y entonces, Suarez con los Húsares de Junín y Bruix con los Granaderos...

Culminaba la libertad de América. Alto el sol de Ayacucho anunciaba la gloria de la carga final. Y allí estaba Bruix, coronel ahora, frente a ochenta granaderos. Allí estaba, el último jefe de aquel grupo de veteranos; los únicos que quedaban del total de 4000 hombres con que San Martín cruzara los Andes. Antes de la batalla, lanza  la última proclama a sus ochenta héroes: "Cuerpo de Granaderos...!!! Doce años de Gloria, pesan sobre vuestras espaldas...Pertenecer a este regimiento es haber asumido el más solemne compromiso de bravura, de conducta y de amor a la patria...Desde San Lorenzo hasta Junín, cada vez que la bandera granadera flameó en el campo de combate, un chispazo de gloria brilló bajo el sol..."

"El destino ha querido que yo, nacido bajo un cielo distante, sea quien os conduzca a esta batalla en la que podemos sellar la libertad de un continente. Solo sois ochenta soldados que habéis quedado de aquel heroico regimiento. Uno por uno puedo nombraros. Os conozco como pudiera conocer a mis hijos porque estáis todos dentro de mi corazón....Soldados del Cuerpo de Granaderos a Caballo, veteranos del coraje, amigos míos....Que esta última carga cierre un ciclo de gloria...y ahora....Viva la Patria... su hombre respondieron , Viva La patria .!!!!", llamo a su trompa de órdenes, probablemente el cabo Miguel Chepoya de sangre guaraní  y lo mandó a tocar a degüello, y sus centauros cargaron por última vez  para dejar sellada definitivamente la libertad americana.

 

 Elias Almada

 

 

3764027903?profile=RESIZE_710x

Para adicionar comentários, você deve ser membro de Belas Artes Belas.

Join Belas Artes Belas

Enviar-me um email quando as pessoas responderem –